Visión y Desafíos para la Compañía de las Obras

Visión y Desafíos para la Compañía de las Obras

Bolívar Aguayo, Presidente CDO Latam
Visión y Desafíos para la Compañía de las Obras

Una reflexión necesaria sobre las empresas non profit

En Chile y América Latina existe todavía un gran déficit en el significado de una organización sin fines de lucro, en que algunos tratan de identificarlas como espacios neutros de Mercado o del Estado, aunque existan cada vez más experiencias de las cuales aprender y mirar. Pero en Chile, por ejemplo, se ha dado un paso atrás al concebirse como “camisas de fuerza” para las escuelas según la última reforma educacional, en que queda amenazada la supervivencia de las obras educativas al forzar el “objeto sin fines de lucro” la gratuidad y confundir este aspecto con la eliminación de aporte de los padres ¿Con qué códigos financieros o legales una fundación educacional podrá  desarrollar ahora  su proyecto ante el banco o potencial socio?  producto de la generación de un ambiente de confusión, y desconfianza el carácter improvisado de non profit borrará del mapa las escuelas privadas subvencionadas que ofrecen un servicio único a la clase media y baja de Chile, superior al 55 % del total de la matrícula. A eso refiere la necesidad de generar una reflexión crítica cultural que logre identificar este capital necesario y relevante para nuestro país y así no se ideologicen las políticas públicas, sino se busque el bien común.

Para enfrentar esta y otras  problemáticas se necesita afianzar  redes de contacto y cooperación del mundo non profit, tener la capacidad de establecer vínculos con el mundo privado, de las ONG’s y el mundo público. La idea es establecer una mirada práctica y cuidadosa de las propias experiencias de nuestras iniciativas. Generar y desarrollar situaciones de aprendizaje, imitación y sinergia entre el mundo sin fines de lucro y con fines de lucro. Que las universidades interviniesen con mayor fuerza y trabajaran en obtener un mayor protagonismo en estos temas sería altamente deseable.

La falta de un rol protagonista del mundo universitario

En Italia ha sido muy útil el nexo del mundo non profit con las universidades. Son de público conocimiento una serie de intervenciones urbanas que tuvo la Fundación AVSI en las favelas de Sao Paulo. Las iniciativas partieron de la simple acción de eliminar plagas de ratones, construir espacios infantiles, coordinar actividades con las comunidad y terminaron generando grandes y complejas remodelaciones urbanas en algunas favelas. Incluso, luego de algunos años, una universidad italiana desarrolló un master siguiendo el proyecto de urbanización realizado en Salvador de Bahía.

La relación entre universidades y el mundo de las organizaciones sin fines de lucro debe otorgar a los jóvenes la posibilidad de crear más posibilidades de prácticas profesionales, esto ha sido un pequeño gran instrumento que plantea a todos un nuevo desafío: identificar en Chile iniciativas de este tipo disponibles para aprender de ellas, que abran sus puertas, partiendo de  las mismas universidades.  Promover el encuentro de estas realidades para nosotros ha sido un largo camino de aprendizaje, especialmente siguiendo lo que realiza la Corporación Simón de Cirene.

La subsidiaridad y el asistencialismo

Hoy en Europa, el concepto subsidiario es completamente defendido, sobretodo desde el rol que debe tener el estado para con las empresas, iniciativas sociales y profesionales. Un estado subsidiario garantiza el desarrollo de la sociedad civil y permite forjar instrumentos para que el país crezca y se perfeccione. En Chile, gran parte del emprendimiento que existe se da gracias al ímpetu creativo de las personas en un contexto de aprecio por el desarrollo y el crecimiento, sin embargo el Estado de un rol proactivo y subsidiario ha quedado últimamente  entrampado en una falsa dialéctica entre solidaridad y  subsidiariedad. Para la CDO ambos vectores nacen de un mismo corazon y se potencian, son la expresión de una red que sirve a otro. Un Estado asistencialista en cambio es la !muerte de ambas dimensiones!

Un ambiente reformista constructivo

Como CDO, compartimos la visión de aprender de lo que existe, sobretodo identificando aquello que expresa en su desarrollo cierta originalidad. Un profesional se puede sentar frente al computador y diseñar un Transantiago o desarrollar una solución a la problemática educacional o a la salud conectándose con quienes viven a diario un tentativo de respuesta a tantas necesidades. Lo peor es apropiarse de una necesidad, y esta es una tentación no sólo del Estado sino de cada uno.

Todo deseo de reformar una ley es siempre valorable, sobretodo si va más allá de las consignas. Para nosotros ha sido  la ocasión de generar una mesa de diálogo, por ejemplo en el tema tributario, o bien creando un “consejo ciudadano”  y cada cierto tiempo esta idea es retomada, valorada y criticada sin ánimo de destruirnos, casi como un “tentativo irónico”, porque lo que cuenta es estar presente frente a lo que sucede.

La CDO es una escuela  en salir de la ideología y volver a lo humano, a lo pequeño y amplio de lo humano, de tal manera de intentar una “cultura de la responsabilidad” como diría el presidente internacional de la Cdo, Bernard Scholz.

Compartir esta publicación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *